“No a la discriminación e igualdad de género”.

Este el sexto principio sobre el que se basa el movimiento social del Comercio Justo. Sus 10 principios persiguen el desarrollo y la justicia global, lo que pasa obligatoriamente por corregir cualquier asimetría de género que afecte a las productoras del Sur Global, haciendo del comercio justo una causa feminista transnacional.

En este sentido, el Comercio Justo apuesta por el empoderamiento de la mujer productora sobre sus tierras y su trabajo, pero también por su empoderamiento a nivel social y comunitario. A través de programas formativos que inciden en temas que van desde los derechos de las mujeres a la corresponsabilidad de los cuidados, las organizaciones de comercio justo buscan reducir las discriminaciones y desigualdades de género existentes en las comunidades con las que trabajan.

https://www.youtube.com/watch?v=–HdhBCJQpo&t=577s

Así, como consumidoras, tenemos que tener claro que existen alternativas económicas feministas y, por tanto, que el uso que damos al dinero en nuestro día a día puede favorecer la lucha por la igualdad de las mujeres productoras en el Sur Global, así como puede contribuir también a perpetuar las desigualdades de género existentes en esta sociedad patriarcal.

En Delicias, Azacán cuenta con una tienda de comercio justo desde el año 2003 y lleva todavía más, desde su fundación en el año 1996, trabajando en la sensibilización a la ciudadanía sobre la importancia del consumo crítico y responsable, porque una sociedad más justa y feminista es posible y entre todas podemos avanzar hacia ella.

Deja un comentario